ACTITUD PARA CONSTRUIR

Actitud, este artículo puede cambiar su vida para siempre, en el verá porqué la calidad de la vida asi como la calidad de la vida de las personas más importantes para cada uno depende de la actitud, ya decía Winston Churchill:

La actitud es una pequeña cosa que marca una gran diferencia

La actitud es una de las fuerzas más poderosas que dirige la vida de una persona, de ella depende el éxito o fracaso, la felicidad o amargura, la abundancia o escasez.

Pero ¿Qué es la actitud?

Es un estado del ánimo con el que enfrentamos nuestras circunstancias.

Características de la actitud:

  • Permite simplificar una respuesta: Una vez que se ha formado una determinada actitud frente a una situación, la reacción o respuesta que surge al exponerse a ella es coherente con la actitud adoptada.

Por ejemplo: En alguna ocasión ha sentido que mantiene una actitud crítica con alguien que definitivamente entorpece la relación e independientemente de sus aciertos se ha encontrado enfocado en la crítica repitiendo de manera sistemática y sin razón aparente por ejemplo a alguno de sus hijos o colaboradores frases como: “Tengo que repetirte las cosas mil veces”, “Cuando será que aprendas”, “Eres igualito que tu papá un desordenado”, “A donde te va a llevar eso…”

Si se ve reflejado en esta situación pregúntese:

¿A dónde lo llevará esta actitud?, ¿Es realmente manera como quiere relacionarse?, ¿Esa forma de comunicar ofrece una puerta a crecer, a cambiar?, ¿Le muestra al otro el camino que usted considera adecuado?

 

No se puede hacer algo consistentemente bien, si no es coherente con la forma de pensar, existe una alineación entre lo que se piensa, lo que se dice y lo que se hace.

Ser miserable es un hábito; ser feliz es un hábito; y la elección es tuya. (Tom Hopkins)

Ahora bien, sucede que la vida es impredecible, los problemas y circunstancias difíciles suelen llegar sin avisar, esto no es un asunto del que nadie está exento, lo que sí tiene cada, uno es la potestad de definir la forma de afrontarlo.

Por ejemplo: Imagine que a una persona pesimista le diagnostican una enfermedad, que tiene una coalición de tráfico o simplemente se dejó las llaves dentro de su casa. ¿Cómo afronta estas situaciones, que efecto emocional le provoca?

Una persona feliz no tiene un determinado conjunto de circunstancias, sino un conjunto de actitudes. (Hugh Downs)

  • Cada actitud Involucra una postura, un gesto: Siempre va acompañada de una fisiología específica. Alguna de las actitudes mas comunes son: Proactiva, pasiva, desafiante, retadora, etc

Piense en esto: Alguna vez ha sentido que la forma que tiene alguien de verlo o de relacionarse con usted muestra una actitud hostil, incluso puede haber percibido una actitud defensiva de alguien para relacionarse en general.

Esto hace pensar que a través de un proceso de auto observación la persona pueda actuar para identificar y modificar su actitud a través de su fisiología.

Cambia tu postura, tu fisiología consiente y consistentemente frente a algo, cambia tu actitud, cambia tu vida, hazle más fácil la vida a los que más quieres. (Yliana Ledezma)

  • En la formación y mantenimiento de las actitudes influyen nuestras creencias: Aquellas ideas o pensamientos que hemos asumido como realidades incuestionables que se han formado como consecuencia de las experiencias vividas.

En este punto es destacable el hecho de que la formación de una actitud en la mayoría de las ocasiones es un proceso inconsciente, una muestra de ello es analizar como los refranes utilizados por los padres determinan sin saberlo algunas de nuestras actitudes, ejemplo de algunos de ellos son:

  • Dios los cría y ellos se juntan
  • De tal palo tal astilla
  • El poeta nace, no se hace
  • Crea fama y acuéstate a dormir
  • Tanto tienes, tanto vales

Le recomiendo hacer conscientes frases o refranes frecuentemente utilizados en su familia y evaluar si realmente usted los asumió como propios sin cuestionarlos.

Cuantas personas se ha encontrado en la vida que han renunciado a un sueño sin intentarlo con la justificación de que bien decía mi mamá: Loro viejo no aprende a hablar. Si se ve en esas circunstancias cuestiónese, ¿hay alguna persona mayor cursando una carrera universitaria? La vida está llena de personas anónimas que tuvieron éxito después de los 60 solo hay que buscar en Google.

La pregunta aquí es ¿Tiene usted la actitud adecuada para ser una de ellas?

  • Una actitud generalmente lleva consigo la formación de Patrones de comportamiento. Cada vez que se vea expuesto a un experiencia o experiencias similares reaccionará de la misma forma, con muchas posibilidades de obtener los mismos resultados aún cuando no sean los deseados.

Por ejemplo: Una actitud incrédula al consultar a un médico por una dolencia puede definir el tipo de atención que recibimos, de esa manera, la próxima vez que vayamos al médico estaremos más convencidos de que mantener la incredulidad es lo más apropiado. Hacemos palpable el efecto Pigmalión: “…Una profecía autocumplida es una expectativa que incita a las personas a actuar en formas que hacen que la expectativa se vuelva cierta.”

 

Imagine por un momento que va al médico en actitud hostil o en actitud expectante y de colaboración ¿Cree que la atención del facultativo será diferente?, ¿Es posible que de su actitud dependa en gran medida no solo la atención que reciba, también su actitud para la próxima consulta?

  • Las actitudes son contagiosas: ¿Alguna vez ha sentido que después de estar un rato con alguien ha perdido su energía?, ¿Qué actitud desea que acompañe a sus hijos, sus colaboradores?

Esta reflexión invita a ser consciente de la actitud de las 5 personas con las que más tiempo compartes ya que ellas influirán en usted.

¿Tiene usted la actitud que quiere que tengan sus hijos? Vigile su actitud.

 

 

Incluso hay un libro titulado: La actitud es contagiosa ¿Merece la pena contagiarse de la tuya? (Dennis y Wendy Mannering)

 

 

 

Las actitudes definen un estilo de vida: La bibliografía está llena de investigaciones que indican que las personas con actitud positiva padecen en menor medida enfermedades como depresión, ansiedad, cefaleas, coronarias y estrés.

Esta es la ley de la atracción: no atraes lo que quieres. Atraes lo que eres. (Wayne Dyer)

Clasificación general de las actitudes:

Se pueden agrupar en dos grandes renglones:

  • Positivas
  • Negativas

Se habla también de una actitud realista, mi punto de vista es que esta última es una subcategoría de las anteriores.

El pesimista ve dificultad en toda oportunidad. El optimista ve oportunidad en toda dificultad. (Winston Churchill)

Yliana Ledezma coach – 2018

 

Comparte en :

Escrito por